En el santuario viven animales considerados de granja siempre,¡ahora este es su hogar!

¿QUIÉNES SOMOS Y A QUÉ NOS DEDICAMOS?

4Somos un grupo de jóvenes de entre 25 y 35 años convencidos de que un mundo mejor es posible; un mundo que empezará a cambiar cuando nuestra existencia no suponga la explotación de ninguna otra especie; convivimos como una gran familia en el Santuario.

Hace 5 años empezamos nuestro camino independiente como Asociación Protectora de Animales. En nuestros inicios solo albergábamos perros y gatos. Poco a poco fuimos entendiendo la naturaleza igualitaria de todos los seres vivos; acogiendo además en nuestro centro animales considerados de granja o exóticos igualmente necesitados de ayuda.3

En el Santuario podemos ofrecer más de cinco hectáreas de libertad a todos los habitantes; espacios naturales que les permitan acercarse de nuevo a sus instintos.

Nuestra labor fundamental es el rescate y rehabilitación de animales de diferentes especies que llegan al Refugio/ Santuario procedentes de diferentes situaciones.
Víctimas de maltrato, explotación, abuso, o abandono que merecen una segunda oportunidad.

¡Más de 100 perros y gatos viven de manera temporal en el santuario,

a la espera de encontrar su familia definitiva!

GATOPERROEspaña uno los países de Europa con tasas más elevadas de abandono de mascotas y donde las penas por maltrato animal son menos duras.

Todos los perros y gatos acogidos en el Santuario proceden de situaciones de maltrato y abandono; son curados psicológicamente y atendidos en todas sus necesidades veterinarias y del tipo que sean con ayuda de socios, padrinos, donantes o voluntarios.

CERDOCABRARona, Lola, Veronika, Volcán…son algunos de los nombres de los habitantes a los que la industria y una vida basada en el especismo habían despojado de todo.

En el Santuario todos han encontrado un lugar de respeto; componeniendo nuestra familia candelera.

¡Puedes ayudarnos a hacer sus vidas más dignas
apadrinando a uno de nuestros habitantes!

Hemos afrontado una nueva etapa como Santuario, después de trabajar aproximadamente 5 años como Refugio multiespecie en Sevilla.

Los Santuarios de animales son lugares donde son acogidos seres de diferentes especies, provenientes del maltrato, abandono o explotación.

En nuestro antiguo centro hemos albergado perros, gatos, cerdos vietnamitas, aves exóticas, hurones, erizos, gallinas… y todas las especies que nuestras instalaciones nos permitían.

Después de una batalla con la administración que ha durado más de 2 años, debido a las denuncias de un único vecino y después de múltiples desacuerdos con el ayuntamiento de Carmona, el cual nos desamparó totalmente, pese a que el 80% de los animales que teníamos acogidos en el centro provenían de la vía pública de este municipio, siendo todos estos animales, responsabilidad directa de la misma administración, nos vimos obligados a abandonar nuestro antiguo emplazamiento cuando ya lo teníamos todo totalmente habilitado.

Siempre tuvimos como proyecto albergar todo tipo de especies, pero el  elevado número de perros y gatos que nos vimos obligados a acoger, por las lamentables situaciones en las que nos llegaban, hicieron que el proyecto de Santuario se retrasase unos años.

Coincidiendo con la obligación de abandonar nuestro anterior emplazamiento, decidimos aventurarnos y buscar un nuevo lugar donde emprender esta nueva etapa.

Tras meses de desasosiego y angustia, de ver muchísimas fincas y no cuadrarnos ninguna, pudimos encontrar el paraíso donde actualmente estamos desarrollando el proyecto.

Son 5 hectáreas de dehesa (alcornoques y encinas) ubicados en plena Sierra de Tentudía, en la localidad de Cabeza La Vaca, a unos 110km de Sevilla, en el sur de Extremadura.

Actualmente, estamos construyendo y acomodando las tierras y a los habitantes que ya nos acompañan.

Todas las personas que formamos el  equipo de trabajo del Santuario La Candela, tenemos una meta común: promover  unos hábitos de vida más respetuosos con el medio ambiente y con todos los seres que habitan este planeta, además del rescate y rehabilitación en nuestro centro de acogida (Santuario) de animales de diferentes especies, procedentes del abandono, maltrato o explotación.

En la actualidad, somos tres personas las que formamos el equipo de campo del Santuario; además de tener un proyecto común, convivimos como una familia de diferentes especies.

Entendemos una vida vegana como ideal, alejándonos en todos los aspectos de un tipo de vida poco comprometido con el medio ambiente o sujeto al consumismo que tanto abunda en esta sociedad; preferimos reciclar que comprar y sobrevivir que abusar.

Nuestra filosofía es tajante, entendemos la privación de libertad como una de las peores formas de maltrato pasivo que podemos ejercer sobre estos seres, por eso nuestro Santuario está diseñado para proporcionarles toda la libertad que podemos.

Los perros, por ejemplo, conviven en manada juntos y, cuando están preparados, pueden disfrutar de paseos por las zonas exteriores que limitan con nuestro Santuario; no hay jaulas ni cheniles para ellos, tienen jerarquías y sus instintos son totalmente respetados (zonas donde pueden escarbar, subir a los arboles, jugar con el agua…)

Todos los animales necesitamos más cosas además de alimento y resguardo para estar plenos; tenemos un compromiso con todos los seres que ocupan estas tierras y somos felices aprendiendo y disfrutándolo con ellos.

Todas las vidas son dignas de respeto por el simple hecho de existir. No tenemos la necesidad de alimentarnos con ningún tipo de producto de origen animal y buscamos la autogestión de nuestro centro (energía solar, huerto, pozo de sondeo…)

A día de hoy, tenemos un convenio con el albergue de Cabeza La Vaca para que los voluntarios que nos acompañen en las tareas de campo, puedan hacer uso de sus instalaciones.

Hemos afrontado una nueva etapa como Santuario, después de trabajar aproximadamente 5 años como Refugio multiespecie en Sevilla.

Los Santuarios de animales son lugares donde son acogidos seres de diferentes especies, provenientes del maltrato, abandono o explotación.

En nuestro antiguo centro hemos albergado perros, gatos, cerdos vietnamitas, aves exóticas, hurones, erizos, gallinas… y todas las especies que nuestras instalaciones nos permitían.

Después de una batalla con la administración que ha durado más de 2 años, debido a las denuncias de un único vecino y después de múltiples desacuerdos con el ayuntamiento de Carmona, el cual nos desamparó totalmente, pese a que el 80% de los animales que teníamos acogidos en el centro provenían de la vía pública de este municipio, siendo todos estos animales, responsabilidad directa de la misma administración, nos vimos obligados a abandonar nuestro antiguo emplazamiento cuando ya lo teníamos todo totalmente habilitado.

Siempre tuvimos como proyecto albergar todo tipo de especies, pero el  elevado número de perros y gatos que nos vimos obligados a acoger, por las lamentables situaciones en las que nos llegaban, hicieron que el proyecto de Santuario se retrasase unos años.

Coincidiendo con la obligación de abandonar nuestro anterior emplazamiento, decidimos aventurarnos y buscar un nuevo lugar donde emprender esta nueva etapa.

Tras meses de desasosiego y angustia, de ver muchísimas fincas y no cuadrarnos ninguna, pudimos encontrar el paraíso donde actualmente estamos desarrollando el proyecto.

Son 5 hectáreas de dehesa (alcornoques y encinas) ubicados en plena Sierra de Tentudía, en la localidad de Cabeza La Vaca, a unos 110km de Sevilla, en el sur de Extremadura.

Actualmente, estamos construyendo y acomodando las tierras y a los habitantes que ya nos acompañan.

Todas las personas que formamos el  equipo de trabajo del Santuario La Candela, tenemos una meta común: promover  unos hábitos de vida más respetuosos con el medio ambiente y con todos los seres que habitan este planeta, además del rescate y rehabilitación en nuestro centro de acogida (Santuario) de animales de diferentes especies, procedentes del abandono, maltrato o explotación.

En la actualidad, somos tres personas las que formamos el equipo de campo del Santuario; además de tener un proyecto común, convivimos como una familia de diferentes especies.

Entendemos una vida vegana como ideal, alejándonos en todos los aspectos de un tipo de vida poco comprometido con el medio ambiente o sujeto al consumismo que tanto abunda en esta sociedad; preferimos reciclar que comprar y sobrevivir que abusar.

Nuestra filosofía es tajante, entendemos la privación de libertad como una de las peores formas de maltrato pasivo que podemos ejercer sobre estos seres, por eso nuestro Santuario está diseñado para proporcionarles toda la libertad que podemos.

Los perros, por ejemplo, conviven en manada juntos y, cuando están preparados, pueden disfrutar de paseos por las zonas exteriores que limitan con nuestro Santuario; no hay jaulas ni cheniles para ellos, tienen jerarquías y sus instintos son totalmente respetados (zonas donde pueden escarbar, subir a los arboles, jugar con el agua…)

Todos los animales necesitamos más cosas además de alimento y resguardo para estar plenos; tenemos un compromiso con todos los seres que ocupan estas tierras y somos felices aprendiendo y disfrutándolo con ellos.

Todas las vidas son dignas de respeto por el simple hecho de existir. No tenemos la necesidad de alimentarnos con ningún tipo de producto de origen animal y buscamos la autogestión de nuestro centro (energía solar, huerto, pozo de sondeo…)

A día de hoy, tenemos un convenio con el albergue de Cabeza La Vaca para que los voluntarios que nos acompañen en las tareas de campo, puedan hacer uso de sus instalaciones.